Inicio Noticias Misioneros secuestrados en Haití relatan su dramático escape.

Misioneros secuestrados en Haití relatan su dramático escape.

358
0

AGENCIALAVOZ.- Recientemente, la organización Christian Aid brindó una importante actualización, detallando el valiente escape del resto de los misioneros cristianos que se encontraban secuestrados en Haití desde el mes de octubre, esclareciendo algunas dudas sobre la noticia de su libertad.

Hace pocos días, el director de Christian Aid MinistriesDavid Troyer, informó por medio de un comunicado que los misioneros cristianos afiliados a la organización que se encontraban retenidos en Haití desde su secuestro, «habían sido liberados exitosamente». 

De acuerdo con Troyer, estos ya se encontraban en EE.UU para el momento del anuncio, pero había comentado que de momento los medios debían esperar para recibir más información sobre el caso.

Hace poco se dio una importante actualización, la cual a pesar de contradecir un poco las palabras iniciales del director, aclaran la situación desde la perspectiva de los rehenes y lo que en realidad ocurrió.

Según revela un destacado trabajador de la organización, los 12 misioneros restantes del grupo de 17 que se encontraban secuestrados en Haití desde el 16 de octubre, ejecutaron un atrevido plan de fuga luego de orar a Dios, lo que les permitió obtener nuevamente su libertad.

«Durante el tiempo de su cautiverio, Dios les dio a varios rehenes el deseo de intentar escapar, pero les tomó un tiempo ponerse de acuerdo sobre cuándo o cómo esto debería ocurrir. ¡Intentar tal cosa sería peligroso! Buscaron a Dios en oración una y otra vez, buscando su dirección», dijo Weston Showalter, portavoz oficial de Christian Aid Ministries, por medio de un comunicado compartido en una conferencia de prensa este lunes.

Showalter explicó que fue por medio de la oración y la búsqueda constante de la dirección de Dios que los creyentes llegaron a la conclusión de que escapar sería sería la forma más eficaz de recuperar su libertad; algo que al final les dio resultados positivos.

«Tomó tiempo y la obra de Dios, pero después de mucha discusión y oración, se unieron sólidamente y decidieron que Dios los estaba guiando por este camino. Los rehenes compartieron que este eventual sentido de unidad fue en sí mismo un gran milagro», dijo. «En varias ocasiones, planearon escapar, pero habían decidido que si no sucedían cosas específicas, lo aceptarían como la dirección de Dios para esperar».

El grupo de 12 elaboró por un tiempo estrategias de escape y continuaron orando, hasta que milagrosamente se unieron y acordaron huir de la casa donde se encontraban retenidos el 15 de diciembre.

«Durante la noche, según las instrucciones de Dios, se prepararon, se calzaron y empacaron bolsas de agua en la ropa para el viaje. Apilaron sus colchones en una esquina y se prepararon para irse», dijo Showalter«Cuando sintieron que era el momento adecuado, encontraron la manera de abrir la puerta que estaba cerrada y bloqueada, se dirigieron en silencio al camino que habían elegido seguir y rápidamente abandonaron el lugar donde estaban detenidos, a pesar de que numerosos guardias estaban cerca».

Se dice que cuando los creyentes no sabían qué caminos tomar, se detenían para orar y pedir dirección a Dios. Afortunadamente en su trayectoria encontraron a alguien que les facilitó un teléfono celular para realizar una llamada y pedir ayuda.

«Más tarde ese día, todos volaron en un vuelo de la guardia costera a Florida», añadió el portavoz. «Antes de esta liberación final, alabamos a Dios por cómo abrió un camino para que los otros rehenes fueran liberados… Sin duda, sus oraciones al Dios Todopoderoso influyeron en que todos los rehenes se reunieran ahora con sus seres queridos».

Christian Aid Ministries anunció por primera vez que los 12 rehenes restantes habían quedado en libertad once días después de que la pandilla 400 Mawozo liberara a otros 3 el 5 de diciembre. Dos semanas antes de eso, los secuestradores habían liberado a otros dos misioneros descritos como adultos enfermos.

El director Troyer en sus declaraciones iniciales comentó que los creyentes estaban conscientes del peligro y los riesgos que representaba viajar hasta Haití, pero que igual tomaron el reto; no obstante, aseguró que trabajarán para mejorar sus medidas de seguridad y protocolos ante estas situaciones.

Lo más relevante es que compartieron un mensaje de perdón y salvación para con los secuestradores, afirmando que los perdonaba y esperaban que conocieran a Jesús; del mismo modo agradecieron a todos los que oraron para que los misioneros volvieran a casa.