Inicio Educación Juguete para niños canta canción haciendo alusión a la cocaína y el...

Juguete para niños canta canción haciendo alusión a la cocaína y el suicidio. (video)

141
0

AGENCIALAVOZ.- Un juguete que supuestamente está dirigido a niños, está siendo fuertemente criticado por contener entre las melodías que canta, una que hace referencia a las drogas y el suicidio.

Unа madre en Taiwán descubre que la canción de un juguete para niños que  canta y baila es un rap polaco sobre la cocaína - RT

En Taiwán, una destacada compañía minorista está examinando la venta de uno de sus productos, luego de recibir varias quejas sobre el mismo, el cual parece estar destinado a niños pequeños.

Se trata de un pequeño cactus de juguete, el cual hace sonar música para entretener a los pequeños. No obstante, una de las canciones que contiene es un rap polaco que hace fuertes referencias a las drogas y la muerte.

El juguete, que baila y a simple vista parece ser inofensivo, se fabrica en China y estaba ampliamente disponible en Amazon.

Escándalo por el juguete bailarín para niños que oculta una desagradable  sorpresa

La primera queja que se informó sobre el producto lo registró Taiwan News en un artículo de inicios del mes pasado, donde una madre polaca había descubierto al cactus bailarín en un viaje de compras.

Cabe destacar que el juguete se popularizó gracias a Carrefour, una corporación multinacional francesa que tiene una gran presencia en Taiwán.

La versión del cactus vendida por Carrefour contiene en su programación tres canciones, entre las que se encuentra una del rapero polaco Cypis, titulada «Gdzie jest biały węgorz?».

Según las traducciones e información proporcionadas, la letra de la canción es de clasificación X, conteniendo menciones a la cocaína y tendencias suicidas.

«Lo único que tengo en la cabeza son cinco gramos de cocaína», dice la primera línea de la canción de rap. «Creo que voy a morir si no inhalo algo pronto».

El juguete, sin saberse mucho acerca de esta canción, se popularizó rápidamente, y debido a que se vendía a un precio de 12.80 dólares americanos, se agotó rápidamente de las tiendas virtuales, incluida Carrefour.

Tras darse a conocer el trasfondo de dicha canción, diversas personas salieron a reclamar por el suceso, pues a muchos les indignó que tal audio estuviera dentro de un juguete para niños.

La comunidad de fe no se quedó atrás, pues luego de que una pastora brasileña señalara al muñeco como un objeto infernal, los creyentes mostraron su apoyo a la idea.

La predicadora catalogó al cactus bailarín como «una trampa del infierno», asumiendo que sus palabras estaban fundamentadas en la influencia que la canción podría tener en los menores, si se habla desde un punto de vista espiritual.

Hasta el momento se desconoce si la compañía productora del juguete ha dado declaraciones para esclarecer el inconveniente; sin embargo, se sabe que la dirección de Cypis en Varsovia tiene planes de emprender acciones legales contra el fabricante de los peluches por el uso ilegal de su música.