Inicio Pro Vida Protesta en París contra la ampliación del aborto libre y por la...

Protesta en París contra la ampliación del aborto libre y por la objeción de conciencia.

344
0

FRANCIA.-(AGENCIALAVOZ) La modificación de la ley del aborto vigente en Francia prevé ampliar hasta las 14 semanas de vida prenatal el plazo del aborto libre. La nueva ley que sigue su curso legislativo en el Senado, prevé eliminar la posibilidad del personal sanitario de acogerse a la objeción de conciencia ante el aborto.

La Marcha por la Vida en Francia de este 2021 se celebrará este domingo bajo el lema «¡El aborto es violencia contra la mujer y el feto!» y con la vista puesta en la proposición de ley nº 3292 liderada por la diputada Albane Gaillot que se debate en la Asamblea Nacional francesa.

Los convocantes de la marcha critican que en un contexto en el que muchos esfuerzos individuales y colectivos están puestos al servicio de salvar vidas amenazadas por el Covid19 y los franceses esperan «que el gobierno tome decisiones efectivas para luchar contra sus graves consecuencias económicas y sociales y les permita recuperar rápidamente el pleno uso de sus libertades», el Poder Legislativo esté ocupado en una ley para matar vidas humanas antes de nacer.

En este contexto, que califican de «convulso», la Marcha por la Vida tendrá lugar este año en una convocatoria especial que tendrá lugar en la Plaza del Trocadero de París y a la que se podrán sumar los franceses, además de en persona hasta el aforo que las restricciones por la pandemia permita, a través de Internet.

El pasado 20 de agosto la proposición de ley fue registrada en la Asamblea Nacional y a partir del 20 de enero próximo se debatirá en el Senado, con el objetivo concreto de ampliar el plazo legal de aborto libre de las 12 a las 14 semanas de vida prenatal del bebé y eliminar la cláusula de conciencia contenida en la Ley Veil y que permite al personal sanitario no involucrarse en el procedimiento homicida prenatal del aborto.

Por otro lado, la ley prevé que las matronas, dedicadas durante siglos a ayudar a las madres a traer a los hijos al mundo, puedan realizar abortos quirúrgicos.

La ley carga además contra la objeción de conciencia para el personal sanitario que no quiere pervertir la deontología profesional mediante la participación en la práctica homicida del aborto.

El proyecto de ley subraya que «la cláusula específica de conciencia frente al aborto mencionada en el artículo L. 2212-8 del Código de Salud Pública es una señal preocupante«. y, subraya, «consagra el derecho de la profesión médica a impugnar la ley en nombre de sus convicciones personales» por lo que aunque tuvo sentido en la ley de aborto de 1975, «hoy nada justifica el mantenimiento de esta cláusula de conciencia específica».

El artículo L 2212-8 del Código de Salud Pública vigente estipula que «un médico o partera nunca está obligado a realizar una interrupción voluntaria del embarazo, pero debe informar inmediatamente a la persona interesada de su negativa y notificarle de inmediato los nombres» de los profesionales que sí acceden a acabar con la vida del nonato.

Este precepto también protege a los centros sanitarios privados que objetan en bloque a realizar abortos en sus instalaciones, siempre y cuando haya una alternativa.

Campaña publicitaria de impacto

La Marcha por la Vida de París ha optado este años por una campaña publicitaria de alto impacto que trata de interrogar a los ciudadanos sobre el discurso dominante contrario al maltrato animal y la realidad del aborto en la que se mutila, desmembra, quema y, finalmente, mata a miles de seres humanos cada año.

La campaña critica la mutilación de los caballos de carreras, la caza de las ballenas o el triturado de los pollos y, con impactantes imágenes, pregunta al espectador, si el sentimiento que producen estas realidades podría aplicarse a los bebés de edad prenatal.