Inicio Mundo La comunidad evangélica del Líbano responde con solidaridad al caos que vive...

La comunidad evangélica del Líbano responde con solidaridad al caos que vive la ciudad de Beirut.

102
0
La comunidad evangélica de Líbano responde con solidaridad en uno de los momentos más críticos de la historia de este país.

LIBANO.-(AGENCIALAVOZ)

Los líderes evangélicos describen el daño de las explosiones en Beirut, Líbano, al tiempo que señalan cómo los cristianos están ayudando en medio de la calamidad y enfatizan en la necesidad de una esperanza más allá de la política.

En una reciente reseña de investigación de Christianity Today, se ha expuesto la situación de la iglesia evangélica en el Líbano, los desafíos de los cristianos en medio de una de las épocas más adversas a las que se han tenido que enfrentar.

La crisis del coronavirus, la necesidad de atención a los refugiados que huyen de Siria y llegan a Líbano en su paso hacia Europa y más recientemente, las explosiones que han sacudido a la capital del país, son solo algunos de los eventos que se presentan como desafíos ineludibles para una comunidad de creyentes que anuncia el evangelio con esperanza, pero que también reclama que la comunidad internacional intervenga más activamente para dar solución a las graves problemáticas que afronta esta nación.

El reporte realizado por Christianity Today, que reproducimos a continuación, incluye testimonios de pastores, líderes de comunidades cristianas y de entidades humanitarias y evangelísticas que se encuentran sobre el terreno, trabajando desde hace muchos años en Líbano y sirviendo a la numerosa comunidad cristiana que vive allí.

Vista aérea del puerto de Beirut luego de la explosión
Vista aérea del puerto de Beirut luego de la explosión / Imagen: TIME

Los cristianos de Líbano y su testimonio en medio de las recientes explosiones

Si se hubiera quedado una hora más tarde en el trabajo, Sarah Chetti, una misionera cristiana en el Líbano, podría haber sido una de las miles de personas en un hospital de Beirut por cuenta de la explosión que sacudió a la ciudad el pasado 4 de agosto.

El director del ministerio de trabajadores migrantes de INSAAF en el Líbano y los colegas de Chetti describieron fragmentos de vidrios rotos que volaban por el aire, y los marcos de metal de las puertas arrancados de las bisagras.

Fue una experiencia similar para el miembro del personal dentro del Centro Juvenil Juventud para Cristo, no lejos de la explosión. Para evitar el «daño colosal», Sarah se tiró al suelo.

Peter Ford fue afortunado. Trabajando en silencio en la oficina de su facultad en la Escuela de Teología del Cercano Oriente, cerca del centro de Beirut, las primeras pequeñas reverberaciones despertaron su curiosidad por investigar el problema.

Momentos después, la gran explosión estalló su ventana y arrojó el vidrio sobre su escritorio.

Milagrosamente, la docena de iglesias y ministerios evangélicos en el Líbano contactados por Christianity Today informaron que no hubo muertes entre sus filas y fueron pocas las lesiones graves causadas por la explosión masiva. El recuento nacional oficial ahora tiene más de 150 muertos, con más de 5.000 heridos.

Luego de la explosión, la ciudad se sumió en el caos
Luego de la explosión, la ciudad se sumió en el caos / Foto: Hindustan Times

Funerales en medio de la catástrofe

Habib Badr, de la histórica Iglesia Evangélica Nacional, se vio obligado a realizar el entierro de dos miembros ancianos de su congregación (cuyas muertes no estaban relacionadas con la explosión) ya que los hospitales y morgues de Beirut estaban llenos.

Desafíos para los migrantes atendidos por las comunidades cristianas

Dos filipinos, sin embargo, murieron en la explosión. Y en medio del continuo sufrimiento económico del Líbano por la crisis del coronavirus, varias trabajadoras domésticas migrantes han sido abandonadas por familias que ya no pueden pagar sus servicios.

«Están angustiados, preocupados y asustados», dijo Chetti. «Los problemas se acumulan uno tras otro. Me acerco a cada uno individualmente y oro por ellos, asegurándoles que todo estará bien».

Pero los migrantes no son los únicos extranjeros que sufren.

«Muchos de nuestros jóvenes son refugiados sirios, por lo que la crisis del coronavirus más el estado de ánimo después de las explosione está causando un estrés adicional en ellos», dijo Scot Keranen, Director de operaciones de Juventud para Cristo. «Solo los estamos controlando, y eso es realmente difícil en este momento».

Consecuencias de la explosión de Beirut
Consecuencias de la explosión de Beirut / Imagen: P. Clarkson

Un país sacudido por las calamidades

El trauma libanés se remonta más atrás en la historia. Pero esta explosión fue incomparable.

“Durante toda la guerra civil (1975–1990), nunca experimentamos nada como esta explosión”, dijo Tony Skaff, pastor de la Iglesia Bautista Badaro en Beirut. «Pero este incidente además nos hizo recordar muchos eventos tristes dentro de nuestra comunidad».

Los miembros de la Iglesia del pastor Skaff solo sufrieron heridas leves, aunque el templo mismo tiene mucho daño exterior. La tragedia está uniendo a todos para aprovechar la oportunidad de ayudar, dijo.

Aunque los esfuerzos de caridad están en marcha, esta no es la esperanza principal del pastor Skaff.

«Más que cualquier otra cosa, el pueblo libanés necesita esperanza», dijo Skaff. «La perdieron en sus políticos, en la situación de la salud, en todo. La iglesia tiene el llamado para responder a esta necesidad, manteniéndose firme y continuando su ministerio».

Las calles de Beirut quedaron cubiertas por los escombros
Las calles de Beirut quedaron cubiertas por los escombros / Foto: The Canadian

Muchos ministerios evangélicos están respondiendo a este desafío

El Seminario Teológico Bautista Árabe (ABTS), ubicado en las montañas que dominan Beirut, se salvó de lo peor de las ondas de choque que emanaban de la explosión. Habiendo perdido a sus estudiantes debido a los cierres ordenados por la pandemia del COVID-19, ya había abierto sus dormitorios a los trabajadores de salud de primera línea.

Ahora, en cooperación con el ministerio «Nuestro hogar, Tu hogar», el seminario recibe a una fracción de los 300.000 libaneses desplazados de sus hogares.

«Es terrible, horrible. No tendremos habitaciones vacías cuando haya gente en las calles», dijo Elie Haddad, presidente del Seminario. «Al menos es algo, y no estoy seguro de qué más podemos hacer».

La Iglesia Resurrección de Beirut tuvo muchas familias que sufrieron daños en sus hogares. Por lo tanto, organizó una búsqueda de muebles y envió voluntarios al centro para limpiar el desorden, para su comunidad y para otros.

«Ahora es el momento de que la iglesia herida se levante de nuevo», dijo el pastor Hikmat Kashouh, «…y esta sea un agente curativo de la presencia restauradora de Dios de una manera práctica y cuidadosa».

Cubierta de la Iglesia maronita de San Antonio de Padua luego de la explosión / Imagen: P. Clarkson

Pero esta no es la única vía de acción para la Iglesia, según representantes de otras comunidades religiosas cristianas. Andrew Salame, superintendente de distrito de la Iglesia Nazarena en el Líbano, habló con Christianity Today vía telefónica.

«Estamos devastados y enojados con el gobierno por lo que sucedió», dijo. “Me puse en contacto con nuestro parlamentario protestante para obtener una respuesta de quienes tienen autoridad. Y le pedí que renunciara a su puesto y que se uniera a la gente».

Ubicada a una milla de una gran zona central de la ciudad , la iglesia de Salame en Beirut sufrió más daños que otras.

Salame describió una «noche de horror», con toda su casa temblando y su hijo desaparecido momentáneamente. Finalmente lo localizó donde los vecinos, ileso.

Jean Moussa asiste a la iglesia Evangélica Libre, que escapó casi ilesa. y agradeció a Dios por su protección.

Pero también hizo preguntas al gobierno, que afirmó que las 2.750 toneladas de material explosivo se habían almacenado en el puerto desde 2013.

«¿Quién permitió que un bote hiciera una entrega de tanto nitrato de amonio?» preguntó al coordinador para el alcance de la iglesia evangélica del partido político de las fuerzas libanesas. «¿Cómo podría alguien comprender que lo dejarían en un área civil durante tanto tiempo?», afirmó inquiriendo sobre las causas de la explosión.

Los civiles se volcaron a las calles para apoyar el rescate de las víctimas
Los civiles se volcaron a las calles para apoyar el rescate de las víctimas / Foto: Time Magazine

Los cristianos del Líbano, sin embargo, no son una minoría dentro del aparato del estado y la nación. En una nación dividida aproximadamente en tercios entre cristianos, musulmanes sunitas y musulmanes chiítas, su comunidad recibe la presidencia nacional. (Los cristianos coptos de Egipto, en comparación, componen sólo alrededor del 10 por ciento de la población egipcia).

Ralph Zarazir, el representante del Movimiento Cristiano Patriótico Libre, hace preguntas a Occidente, sobre la posición histórica que se ha mantenido respecto a Líbano.

Hasta ahora, toda la ayuda ha estado condicionada a la reforma económica y, quizás menos formalmente a la transformación política.

«A pesar de la presencia de ciertos grupos que no le gustan a Occidente, somos un país con el mayor porcentaje de cristianos en el Medio Oriente y una gran comunidad evangélica», dijo. «Tenemos algo especial. Pero cuando la situación se torna difícil, los cristianos son los primeros que tienen que irse».

Esta no es una buena estrategia, agregó Zarazir, aunque no está seguro de que a Occidente le importe en absoluto. Espera que la explosión provoque que los países occidentales ayuden a Líbano a recuperarse.

Ya sea que otros gobiernos lo hagan o no, los evangélicos libaneses sólo pueden confiar en que Dios lo hará, al menos en sus vidas individuales.

Una gran parte de la ciudad quedó semi destruida
Una gran parte de la ciudad quedó semi destruida / Foto: Middle East Eye

«Oramos por quienes perdieron a sus seres queridos», dijo Raymond Abou Mekhael, pastor de la Iglesia Bautista Christ Bible en Keserwan, sin daños y lejos del lugar de la explosión.

«Le pedimos al Señor que use estas circunstancias para que las personas vuelvan a la palabra de Dios, para buscar su voluntad en sus vidas».

En cuanto a la nación, como para el libanés en general, este es un momento de desesperación colectiva.

«Hemos tocado fondo como país. Otras cosas podrían salir mal, pero el peor de los casos no puede ser peor que este», dijo Charlie Costa, pastor de la Iglesia Bautista Ras Beirut. «¿Hay algún rayo de esperanza? Solo que Dios es soberano», dice Costa.

Algunos ministerios evangélicos respondieron después de la primera publicación de Chirstianity Today sobre el tema, disculpándose por no responder inmediatamente para el reporte por haber sido abrumados por los eventos recientes.

Lighthouse Arab World está cambiando temporalmente su ministerio de medios para facilitar la ayuda a los que están en la calle. La Organización del Cercano Oriente ha brindado alimentos a 250 personas el 4 de agosto, con el objetivo de continuar este servicio durante al menos tres semanas.

Y algunos otros ministerios tuvieron que atender dificultades personales.

Joseph Nejm, pastor de la Iglesia Evangélica Libre de Beirut, necesitaba cuidar a su madre. Ella sufrió una hemorragia cerebral y tuvo heridas en sus manos debido a la explosión.

La madre de Camille Melki, otra activista cristiana, mientras tanto, tocaba de forma emocional el piano cuando los voluntarios limpiaban los escombros en la casa de su familia. El video se volvió viral en el Líbano.

«Es un símbolo de nuestra capacidad de recuperación», dijo Melki, «y de nuestra esperanza en Cristo».

Melki dirige Heart for Lebanon, que comenzó a servir a los libaneses desplazados por la invasión israelí en 2006, y ahora ministra a los refugiados sirios.

Sus 60 voluntarios se han dividido en 5 equipos para asegurar hogares y limpiar vidrios rotos tras la explosión.

«Es un desastre. Es un desastre total», dijo. «Pero las casas tienen que ser seguras para ser habitables de nuevo».

Una iglesia debe ser reconstruida para que sea segura

City Bible Church fue la congregación más cercana a la explosión, a solo un cuarto de milla de distancia. En un video, el pastor Marwan Abou-Zelouf mostró el daño estructural masivo a su iglesia que había sido construida con las propias manos de la comunidad.

«La gente aquí se siente olvidada», dijo en entrevista para The Gospel Coalition. «Se sienten maldecidos porque el Líbano en los últimos meses ha sido devastado. Parece inimaginable que algo así pueda suceder en este momento. Pero la mayor esperanza de Beirut no es una economía estable o políticos honestos, sino creyentes comprados con sangre que llevan consigo la esperanza y el poder del evangelio. Entonces, estamos orando y confiando en que la iglesia de Jesucristo en el Líbano será una luz brillante en medio de toda la oscuridad y la destrucción que se percibe en estos momentos».

El daño también fue sufrido por la Beirut Baptist School y la Gateway Bookshop.

«Nosotros, como libaneses, nos encontramos en una prisión con muros hechos de crisis económicas, la pandemia del COVID y el desastre de explosión», dijo Lina Raad, vicepresidenta de La Alianza Mundial Bautista, en entrevista para Word & Way. «La única forma de ayudarnos es orando desde la tierra para obtener lluvias de misericordia desde el cielo».

Secuencia de la explosión
Secuencia de la explosión / Imagen: Elite Readers

El atractivo de migrar

Pero los muros de esta prisión parecen no detener a los cristianos de su deseo por emigrar.

Julie Tegho le dijo a CBN que pensaba que moriría cuando el edificio temblaba y los vidrios se rompían a su alrededor.

«Así es como se ve la muerte», recordó la investigadora del Proyecto Philos. «Para muchos cristianos que estaban pensando en irse, la explosión de ayer puede ser la razón que estaban esperando».

Pero por ahora, con el aeropuerto operando a capacidad limitada, pocos podrán migrar. Mientras tanto, Horizons International, un ministerio de evangelización global y ayuda humanitaria, distribuye rollos de cinta adhesiva para cubrir ventanas rotas.

«Oramos para que antes de que llegue el invierno lluvioso y frío, la gente pueda encontrar mejores soluciones, pero el plástico tendrá que ser suficiente por ahora«, dijo el director ejecutivo de Horizons, Pierre Housney.

«Nuestros corazones están muy pesados ​​con una considerable cantidad de culpa entre los sobrevivientes. Pero la estamos superando para hacer nuestro mejor esfuerzo para ayuda».

Los cristianos en la política de Líbano

La controversia en torno a la participación cristiana en la política de Líbano se desarrolla en medio de una situación compleja. Por una parte, los acuerdos políticos existentes permiten que los cristianos tengan representación política y puedan trabajar en cooperación con el estado para hacer oír las voces de la comunidad cristiana en este país. Por otra parte, muchos cristianos se han mostrado inconformes con un estado que no ha podido superar la corrupción ni ayudar a solucionar los problemas endémicos que sufre la nación, y más ahora con el desarrollo de los eventos de la explosión y la crisis del coronavirus.

Andrew Salame aclaró que su mensaje de petición al miembro protestante del parlamento, Edgar Traboulsi para que renunciara a su cargo, fue enviado en una discusión electrónica con otros líderes evangélicos de la iglesia. Si bien respetaba la ayuda que el parlamentario ofrece en defensa de los pastores evangélicos, Salame no desea que el buen nombre de Traboulsi se manche al continuar en el cargo con la clase política.

Pero Traboulsi, también pastor de la Iglesia Bautista del Líbano en la región montañosa de Metn con vistas a Beirut, ve su papel político como parte de su responsabilidad espiritual.

«No soy el tipo de pastor que abandonará mi papel y que sería infiel a mi llamado, en un momento de calamidad y necesidad», dijo el representante político. «Mi circunscripción es mi rebaño, tanto como mi congregación».

Con información de Christianity Today.