Inicio Actualidad Argentina: el aborto es considerado un «servicio esencial» en tiempos de coronavirus.

Argentina: el aborto es considerado un «servicio esencial» en tiempos de coronavirus.

70
0
ACIERA y Confederación Bautista se manifiestan indignados con la prioridad dada al aborto y reafirma su compromiso con la vida.

ARGENTINA.-(AGENCIALAVOZ) El acceso al aborto (llamado de manera política la “interrupción legal del embarazo”) y a métodos anticonceptivos son considerados “servicios esenciales” durante la pandemia por el coronavirus en Argentina. Así lo recordaron esta semana las autoridades sanitarias de ese país siguiendo indicaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El coordinador del Programa Nacional de Salud Integral de la Argentina, Juan Carlos Escobar, recalcó en rueda de prensa que desde el Ministerio de Salud están “trabajando fuertemente con las provincias” para que esa directiva se aplique.

El presidente argentino, Alberto Fernández, anunció el pasado mes de marzo que enviará al Parlamento un proyecto de ley para legalizar el aborto, pero con el estallido de la pandemia el debate parlamentario ha quedado pospuesto.

Tanto el aborto como el acceso a anticonceptivos forman parte de las excepciones a las recomendaciones del Gobierno para acudir a centros de salud, debido a la situación que atraviesa el país suramericano, como la mayoría del mundo, por el COVID-19.

Evangélicos reaccionan

Grupos evangélicos se han manifestado sorprendidos y dolidos ante esta postura por parte del Gobierno argentino. En particular la Alianza Cristiana de Iglesias Evangélicas de la República Argentina (ACIERA), entidad que emitió un comunicado condenando tal proceder gubernamental.

A nombre de las más de 15 mil iglesias que la componen, ACIERA recuerda que “la humanidad entera, y nuestra nación en particular, vive la experiencia terrible de una pandemia global de características trágicas e inusitadas”.

La organización evangélica de inmediato pasa a “expresar nuestro estupor y dolor ante manifestaciones del Sr. Ministro de Salud y, posteriormente, del Coordinador de Salud de la Adolescencia del Ministerio de Salud, que bajo la falacia de ‘garantizar las prestaciones para prevenir el embarazo no intencional adolescente’, lejos de prevenir, deja abierto el camino para continuar con la práctica del aborto en nuestros centros de salud”.

Agrega ACIERA en su comunicado que “este acto… muestra claramente que la agenda de destrucción de la vida intenta seguir adelante, aun en momentos en que el sistema de salud limita todas sus actividades y recursos para concentrarse en la atención de la pandemia y que la sociedad gime para librarse de las garras de la muerte”.

La alianza de evangélicos argentinos afirma al final del comunicado su compromiso provida: “redoblamos nuestro compromiso junto a los más débiles, los que sufren, los pobres y la defensa de los niños y niñas por nacer y exhortamos al gobierno a ser coherente y firme en su defensa de la vida. En estos días de sombras de muerte reafirmamos nuestra convicción de que la vida vencerá”.

Llamado bautista

En el mismo sentido se ha manifestado la Confederación de Iglesias Evangélicas Bautistas de la República Argentina. En comunicado enviado a nuestra redacción por el presidente de esa entidad, el pastor Hugo Márquez, se hace “un llamado al Gobierno Nacional y los Provinciales a corregir este sinsentido” (con relación a la prioridad para los abortos).

“Consideramos triste, penoso, inoportuno, lamentable y contradictorio que todos luchemos para salvar vidas, que reduzcamos todos los servicios de salud pública para lograrlo; mientras lo único que no tiene restricción y es considerado esencial, es el exterminio de los niños por nacer, como si no fueran ellos también personas según señala nuestro marco legal y constitucional vigente”, indican los bautistas en su comunicado.

Hacen, ellos también, un llamado a defender la vida… “a que nos aboquemos a defender la vida en sí misma, indistintamente en la etapa en que se está desarrollando, a que no valoremos la vida de algunos y menospreciemos las de otros, a que defendamos fundamentalmente la vida de los más inocentes e indefensos”.