Inicio Noticias Los cristianos sí estamos en guerra con la comunidad LGBTI

Los cristianos sí estamos en guerra con la comunidad LGBTI

11
0

Por: Alejandro Ortiz


COLOMBIA.-(AGENCIALAVOZ) “El pasado 10 de agosto mostramos en las marchas por la familia el poder
que tenemos. Fuimos capaces de sacar a Gina Parody y de hacer ganar el
NO”
Como pastor del evangelio de Jesucristo y haciendo uso del espacio de
Las2Orillas que permite expresar ambas caras de las noticias, deseo
responder la “Carta a los Cristianos” de Mauricio Albarracín en El
Espectador y las declaraciones de Marcela Sánchez de Colombia Diversa,
hecha en Vice

Comenta el activista gay Mauricio Albarracín que la Biblia dice “ama a
tu prójimo como a ti mismo (Mateo 22:39)” Si es cierto. Pero también la
misma Biblia condena la homosexualidad. Tanto así que fue motivo para
que Dios destruyese las ciudades de Sodoma y Gomorra.

¿Mencionar a Dios? ¿Qué es ese atropello? ¿Insisten en ello? Si.
Insistimos. Y no nos quedaremos callados. En realidad los colombianos
temerosos de Dios somos cada vez más y tenemos derecho a expresar
nuestra convicciones así como las han hecho las feministas, comunidad
LGBTI y ahora los ateos.

Estos últimos ahora, organizados en asociaciones, dicen que Colombia
es un Estado laico y que los cristianos no debemos ingresar a la
política. Pues a ellos les recuerdo que Dios puso al primer rey de
Israel y nos recuerda que “nuestra lucha no es contra sangre y carne,
sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este
mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las legiones celestiales.” Efesios 6:12

Justamente esos poderes de las tinieblas incluye al LGBTI, a su terco
lobby que impide a los gays y lesbianas llegar a los pies de Cristo, a
los ateos que niegan la realidad innegable de un Dios Creador, a los
evolucionistas, feministas, ambientalistas extremos, defensores de la
marihuana, abortistas y demás grupos de presión que quieren echar por
tierra lo que diez millones de evangélicos amamos: La Sagrada palabra de
Dios.

El pasado 10 de agosto mostramos en las marchas por la familia el
poder que tenemos. Fuimos capaces de sacar a Gina Parody del Ministerio
de Educación y de hacer ganar el NO en el plebiscito, a pesar de la
fuerte y desigual campaña santista. En las marchas por la familia de
agosto dijimos que queremos que la Biblia sea el Manual de Convivencia
de los colegios. Creemos que eso es lo que el país necesita y lo
seguiremos defendiendo. También queremos que el enfoque de familia
cristiano sea el que se defienda en los acuerdos de paz.

No cederemos en nuestro deseo de hacer que más personas salven sus
almas y lleguen al conocimiento cierto de la Palabra de Dios para bien
de las familias y de la nación en general.

La directora de Colombia Diversa, Marcela Sánchez, comentaba que
“aquí no hay una guerra con los evangélicos” Pues es equivoca. Si
estamos en una guerra, una de naturaleza espiritual. No hay con nosotros
negociación posible. Jamás cederemos en la defensa de la familia, de
los valores.

Los verdaderos cristianos, los no caídos en la apostasía, sabemos que
no es posible dar, conceder o permitir derechos, por más máscara de
civiles que tengan, si contradicen la Biblia. Todos los intentos por
subvertir el orden natural instaurados en la Creación serán repelidos en
cada uno de los púlpitos domingo a domingo, como lo hemos hecho hasta
ahora.

Esta batalla la ganaremos con votos y dentro de pocas décadas
pondremos a un pastor por presidente. Cambiaremos las lesivas decisiones
de la Corte Constitucional que han ido en contra de la vida, de los
bebes no nacidos, de la familia, del orden natural…. De la Palabra de
Dios.

La firmeza de las convicciones cristianas evangélicas la conocen muy
bien Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe. Aunque el mandatario actual
parece haberlo olvidado. En el 2013 Santos en plena campaña recibió la
bendición del pastor Ricardo Rodríguez en la Iglesia Avivamiento y se le
encomendó no aprobar nada contrario a la Palabra de Dios. Tristemente
olvidó su compromiso con el pueblo de Dios y ha hecho alianza con
quienes por política marxista odian a Dios y con quienes, aunque se
dicen cristianos, no viven de acuerdo con las Sagradas Escrituras.
Nosotros no olvidamos aquello con lo que los candidatos se comprometen
cuando hacen campaña en nuestros púlpitos. Dios tampoco.

Afortunadamente contamos ahora con cristianos valerosos que no temen
llamar al pecado por su nombre, como lo hizo Juan el Bautista con la
impía esposa de Herodes, tales como el concejal y pastor Marco Fidel
Ramírez, La diputada Ángela Hernández, el pastor Miguel Arrazola y
nuestro youtuber Oswaldo Ortiz, entre otros más instrumentos del
evangelio.

A todos los ateos, gays, lesbianas, ambientalistas extremos,
feministas, evolucionistas, Cristo les invita a que asistan este domingo
a la iglesia cristiana más cercana para empezar una nueva vida en
Cristo. Porque llegará el día en el que Dios pondrá a su diestra a los
salvados y a la izquierda – si a la izquierda – a los malditos.

La derecha evangélica llegó a Colombia y llegó para quedarse.