Inicio Noticias Bolivia: Aborto y dignidad

Bolivia: Aborto y dignidad

14
0
 

Por: ROBERT R. TÉLLEZ CHÁVEZ
Abogado y docente universitario

BOLIVIA.-(AGENCIALAVOZ) El respeto a la vida humana
desde la concepción es un principio ético fundamental, es el respeto a la
dignidad humana. El auténtico ejercicio de la libertad, más allá de la
arbitrariedad del comportamiento extrema, exige la formación de la inteligencia
y de la voluntad, facultades específicas del espíritu humano.

La
dignidad se basa en el reconocimiento de la persona de ser merecedora de
respeto, es decir, que todos merecemos respeto sin importar cómo seamos. Al
reconocer y tolerar las diferencias de cada persona, para que ésta se sienta
digna y libre, se afirma la virtud y la propia dignidad del individuo,
fundamentado en el respeto a cualquier otro ser.

El valor vida, además
de la perspectiva biológica, común a la de los otros animales y las plantas,
posee otra dimensión específica de la vida humana, que tiene el calificativo de
racional, social, histórica, espiritual, etc., y en ella radican los demás
valores: libertad, seguridad, etc. Es decir, mientras los demás seres vivientes
a lo sumo llegan a un determinado nivel de conciencia, el ser humano al ser
capaz de autoconciencia y autodominio, puede acceder a los demás valores
citados: seguridad, igualdad, libertad, etc. Valores que, en cuanto inspiran
acciones concretas, dignifican a quienes pretenden alcanzarlos. «La vida, desde
su concepción, ha de ser salvaguardada con el máximo cuidado; el aborto y el
infanticidio son crímenes abominables.

 
La ley divina y la ley natural excluyen,
pues, todo derecho a matar directamente a un hombre inocente. Hace referencia
también a los avances científicos que cada vez son más refinados y cuyas
consecuencias pueden ser graves. Así como no hay derecho a utilizar para un fin
cualquiera la energía nuclear, tampoco existe autorización para manipular la
vida humana de la forma que sea» (Gaudium et Spes). En el campo de lo jurídico
en relación al aborto en nuestro país Bolivia vemos que está penalizado. Y
nuestra Constitución protege la Vida, (en el respeto y el derecho a la vida).
Entender que, sobre cualquier otra consideración el particular valor y respeto
absoluto de la vida, derivado de una también particular concepción moral de la
vida.

El aborto provocado es un crimen: es matar a un inocente indefenso
que no puede defenderse ni escapar, aunque sí grita, pero es inútil porque no se
le escucha; y, aunque la ciencia habla por él demostrando su sufrimiento, da
igual.

Es importante tener en cuenta que la vida humana es sagrada desde
el comienzo de la fecundación y es cuestión de todos proteger esa vida.