Inicio Noticias Al Qaeda aún amenaza a EEUU, que teme ataques de sus propios...

Al Qaeda aún amenaza a EEUU, que teme ataques de sus propios ciudadanos

17
0

EE.UU.-( AGENCIALAVOZ.ORG )Al Qaeda continúa siendo una amenaza «preeminente» para EEUU, según el informe anual del Departamento de Estado sobre el terrorismo en el mundo, que ha detectado una creciente tendencia de ciudadanos estadounidenses que se han unido al radicalismo islamista.

El Gobierno de EEUU indica que pese a que el centro de la organización en Pakistán se «debilitó», algunas de sus células, como la asentada en Yemen, se «fortaleció».

«La cooperación entre Al Qaeda y las milicias ubicadas en Pakistán y Afganistán son críticas en la amenaza que el grupo representa», señala el informe.

Además advierte del intercambio y la «fusión de intereses» con otros grupos terroristas como el grupo separatista cachemir Lashkar-e-Taiba (LeT) y el movimiento Tehrik-e-Taliban Pakistan (TTP) para atentar contra EEUU y Europa.

Por otra parte destaca la campaña global publicitaria para reclutar nuevos militantes, con la creación de su primera revista en inglés y el uso de nuevas tecnologías.

La Oficina del Coordinador de la Lucha Antiterrorista ha detectado una «tendencia problemática» entre ciudadanos estadounidenses que participan en foros y plataformas de internet que patrocinan el radicalismo y la violencia.

Estadounidenses en grupos islámicos violentos
Durante el pasado año, cinco paquistaníes con nacionalidad estadounidense fueron contactados por los talibanes y viajaron a Pakistán para recibir entrenamiento y atentar en EEUU, al igual que varios estadounidenses de origen somalí se unieron a las milicias del grupo islámico Al-Shabab.

Cuando se aproxima el décimo aniversario de los ataques del 11S, el presidente de EEUU, Barack Obama, dijo esta semana que las autoridades no esperan que pueda producirse un ataque masivo como el de aquel día, sino que temen más la acción de un individuo que actúe en solitario.

Lista de países patrocinadores del terrorismo
Como en años anteriores, el informe mantiene en la lista de países patrocinadores del terrorismo a Cuba, Irán, Sudán y Siria, mientras señala que otros como Venezuela sigue sin cooperar «completamente» y destaca los «serios esfuerzos» de México, Colombia y Argentina, sobre todo en prevención.

De Cuba, designado como país patrocinador del terrorismo desde 1982, dice que aunque públicamente el Gobierno cubano mantiene una posición en contra del terrorismo no hay evidencias de que haya cortado lazos con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y diversos informes de prensa han informado de que acoge a varios ex-miembros del grupo terrorista ETA.

En cuanto a Irán, incluido en la lista desde 1984, EEUU denuncia que fue el «más activo» patrocinador del terrorismo, aportando financiación, material y apoyo logístico a grupos terroristas y militantes en Oriente Medio y en Asia Central, que tuvieron «impacto directo» en los esfuerzos internacionales para promover la paz y amenazó la estabilidad económica y democrática en el Golfo.

Estados Unidos valora los esfuerzos de Sudán, incluido en esta lista desde 1993, como socio en la lucha internacional contra Al Qaeda, pero señala que en su territorio continúan refugiados miembros de esa red terrorista.

Además, lamenta que algunos miembros del Gobierno continúen considerando a Hamas como representantes de la Autoridad Palestina y han recogido fondos en Sudán, y la Yihad Islámica Palestina, también tiene presencia en territorio sudanés.

En cuanto a Siria, continúa siendo un motivo de preocupación para EEUU en cuanto a la «financiación» de grupos terroristas.

EEUU señala que el presidente Al Asad -cuya marcha del poder exigió hoy Obama públicamente por primera vez- expresó su apoyo público a grupos terroristas como Hamás, el Frente de Liberación Palestina y Hezbolá, entre otros, que contribuyeron a desestabilizar la región.

El pasado año se produjeron 11.604 ataques en el mundo, un 5 por ciento más que el año anterior, la mayoría en Oriente Medio y el sudeste asiático, aunque el informe destaca que la cifra de muertos, que fue de 13.186, fue un 12 por ciento más bajo que en 2009