Inicio Noticias El triunfo republicano amenaza el matrimonio homosexual en New Hampshire

El triunfo republicano amenaza el matrimonio homosexual en New Hampshire

11
0

EE.UU.- ( AGENCIALAVOZ.ORG )El miércoles hacíamos un primer análisis de los resultados electorales de Estados Unidos en clave LGTB, sobre todo a nivel nacional y en dos de los estados más importantes, California y Nueva York. Con el paso de los días podemos anticipar también consecuencias a nivel de otros estados.

Una de ellas resulta inquietante: el arrollador triunfo republicano en New Hampshire pone en peligro el matrimonio entre personas del mismo sexo en ese estado de Nueva Inglaterra.

New Hampshire es uno de los territorios estadounidenses en los que gays y lesbianas pueden casarse en la actualidad (junto a Massachusetts, Connecticut, Vermont, Iowa y Washington D.C.). La ley que lo permite, aprobada en junio de 2009 gracias a la mayoría demócrata en ambas cámaras del estado, está vigente desde enero de 2010. Una ley que tuvo que ser parcialmente modificada a petición del Gobernador, el también demócrata John Lynch, que solicitó al legislativo que reflejara de una forma suficientemente explícita que organizaciones religiosas e iglesias quedaban exentas de la obligación de celebrar o proporcionar asistencia a bodas entre personas del mismo sexo. De lo contrario, Lynch hubiera vetado la ley.

Ahora, el Partido Republicano ha conseguido una arrolladora victoria en ambas cámaras (en la Cámara de Representantes, 298 republicanos frente a 102 demócratas; en el Senado, 19 republicanos frente a 5 demócratas). Un resultado que da a los republicanos mayoría suficiente para levantar incluso un hipotético veto del Gobernador (curiosamente, Lynch ha sobrevivido al terremoto político y ha conseguido mantener su puesto).

A la luz de los resultados, la National Organization for Marriage (NOM), poderoso lobby homófobo que se opone al matrimonio entre personas del mismo sexo, ya ha puesto sus ojos en New Hampshire y reclamado a los republicanos que se pongan manos a la obra para derogar una ley a la que se opusieron de forma rotunda y enmienden además la Constitución para elevar a rango constitucional la prohibición del matrimonio homosexual.

A partir de ahora, sólo queda esperar y ver si los republicanos deciden abordar el tema o prefieren aparcarlo por el momento y dar prioridad a los temas económicos, como algunos líderes conservadores del estado han asegurado preferir.