Inicio Noticias Pastores y feligreses evangélicos, otras víctimas del crimen organizado

Pastores y feligreses evangélicos, otras víctimas del crimen organizado

17
0

MEXICO.- ( AGENCIALAVOZ.ORG ) En los tres años recientes, al menos 20 ministros o feligreses han sido secuestrados y no han aparecido o fueron asesinados por presuntos grupos del crimen organizado, señaló Arturo Farela, presidente de la Confraternidad de Iglesias Cristianas Evangélicas (Confraternice).


En algunas ocasiones se presentaron denuncias, pero ante el “evidente” contubernio que las asociaciones detectaron entre autoridades policiacas y delincuentes, así como la “incapacidad” del gobierno federal para atender el problema, familiares de víctimas y pastores de las iglesias han optado por guardar silencio, agregó.
“En 2008, al sur de Tamaulipas fue levantada una persona por un grupo del crimen organizado. El delito –grabado con la cámara de un teléfono celular– se denunció ante la autoridad ministerial, pero cuando los demandantes llegaron a su casa los criminales ya los esperaban.
“Pidieron que les entregaran a la persona que había interpuesto la queja o de lo contrario los matarían. Se llevaron al hijo del matrimonio, pues el padre de familia apenas iba en camino; después, éste se entregó al grupo delictivo a cambio de que regresaran a su hijo”.
Hasta la fecha ninguno aparece, afirma Arturo Farela. Refiere que meses antes de la ejecución de jóvenes en el fraccionamiento Villas de Salvárcar, en Ciudad Juárez, en ese municipio mataron a un pastor evangélico en un templo.
Añade que en la ciudad de México, Tamaulipas, Veracruz y Nuevo León, entre otras entidades, integrantes de Confraternice han sido secuestrados, asesinados o están desaparecidos.
“La situación llegó a tal punto que al menos unos 30 ministros de ese culto (mexicanos y extranjeros) han dejado el país, sobre todo los que residían en entidades fronterizas. Esto tiene lugar desde hace tres años, cuando vimos que la violencia se incrementó en forma desmesurada.”
Ante el fenómeno de la violencia generada por grupos delictivos, la Iglesia Asambleas de Dios ha recomendado a sus fieles –que salen en grupos, sobre todo familiares– que en sus visitas domiciliarias de evangelización aumenten sus precauciones.
La agrupación Comité Nacional Evangélico de Defensa (Conedef) manifiesta que pastores miembros de su asociación han sido amenazados por grupos del crimen organizado como Los Zetas y La Familia. Estas acciones, apunta, han tenido lugar sobre todo la víspera de celebrarse actos masivos, los cuales en ocasiones han tenido que suspenderse al no aceptar el pago de sobornos –cobro de piso– en Reynosa, Tamaulipas, Ciudad Juárez, Chihuahua, y en municipios de Michoacán.
En la región de Tierra Caliente de la entidad michoacana, campesinos evangelistas “han sido obligados a sembrar y traficar mariguana, con la amenaza de que si no lo hacen sus familias serán asesinadas”, asegura Abdías Pérez, presidente del Conedef.
Indica que algunos de los religiosos de esta asociación civil también han padecido secuestros exprés, “sobre todo en Juárez, Monterrey, Sonora y Tijuana”, pero también en la zona metropolitana de la ciudad de México.
Abdías Pérez reconoce que entre los pastores ha cundido el pánico por las acciones que pueda cometer en su contra los grupos delictivos, pero “es más fuerte el miedo a denunciar por tanta corrupción que se vive en los ministerios públicos, entre otras instancias, que debieran garantizar la seguridad y acceso a la justicia”.
Como medida de seguridad, afirma, en las zonas de alta incidencia delictiva los pastores han optado por no hacer tan abiertas sus celebraciones, mejoraron sus sistemas de identificación de feligreses y ya no hacen visitas domiciliarias en horarios nocturnos.