Inicio Noticias Marruecos expulsa del país a 16 evangélicos por proselitismo en un orfanato

Marruecos expulsa del país a 16 evangélicos por proselitismo en un orfanato

13
0

Rabat.- ( AGENCIALAVOZ.ORG ) Marruecos anunció hoy la expulsión del país de 16 cristianos evangélicos de diferentes nacionalidades que trabajaban en un orfanato de un pueblo en la cordillera del Atlas por las supuestas actividades proselitistas que practicaban en este centro.

Según informó el Ministerio del Interior en un comunicado, los expulsados, cuyas nacionalidades no fueron difundidas, son culpables de realizar «actos contrarios a las leyes en vigor» en el orfanato «Village of Hope» (Pueblo de la Esperanza) en Aïn Leuh.

La nota señala que los trabajadores del orfanato «se aprovechaban de la indigencia de algunas familias y se centraban en sus hijos menores, de los que se hacían cargo, violando los procedimientos en vigor en materia de ´kafala´ (un tipo de adopción) de niños abandonados o huérfanos».

Las autoridades añaden que el centro, «bajo la tapadera de la beneficencia», practicaba el proselitismo con niños de no más de diez años, y que en la investigación se han incautado de centenares de prospectos y CD con material de propagación de las ideas evangélicas.

Sin embargo, el director de recursos humanos del orfanato, Chris Broadbent, defiende que su organización «siempre ha sido abierta sobre nuestra fe con las autoridades, y durante 10 años éstas nos han permitido admitir y acoger a niños abandonados por la sociedad, que de otra forma morirían o estarían en ´megaorfanatos´ estatales».

Broadbent colgó hoy una nota en la web de Village of Hope en la que asegura que las autoridades les han dado un plazo «de uno a tres días», y eleva el número de expulsados a 20 extranjeros de diferentes nacionalidades.

Según el centro, el motivo oficial de la expulsión es el proselitismo cristiano de los niños acogidos.

Broadbent destaca que 33 niños se quedarán ahora sin las familias que los habían acogido en su seno, y asegura que la decisión es «una vergüenza y una deshonra» para las autoridades de Rabat.

Éstas por su parte indicaron que la medida «se inscribe dentro de la lucha contra las tentativas de propagación del credo evangélico, que intentan quebrantar la fé de los musulmanes» y destacaron que la expulsión se acoge a los disposiciones legales en vigor.