Inicio Noticias Los Lobbys Abortistas y Homosexuales engañan con sus cifras

Los Lobbys Abortistas y Homosexuales engañan con sus cifras

18
0

BOGOTA-. ( AGENCIALAVOZ.COM ) Los abortistas exageran las cifras desmesuradamente para justificar su legalización; esta vez es en Colombia los abortistas exageran las cifras del aborto sistemáticamente para justificar su legalización. Lo mismo que sucedió en España pasa ahora en Colombia.

El Director del Departamento de Bioética de la Facultad de Medicina de la Universidad de la Sabana, Pablo Arango Restrepo, ha afirmado que la campaña de despenalización del aborto hablaron de 400.000 abortos clandestinos, desde que se legalizó en 2006 se han practicado 3.000.
En declaraciones el experto en bioética explica que “después de la despenalización los abortos legales han sido mínimos, poco más de un centenar, y los más asombrados son los abortistas porque sus estadísticas no les cuadran”. En mayo de 2006 la Corte Constitucional de Colombia despenalizó el aborto en tres circunstancias: cuando la vida de la madre está en peligro, cuando hay malformaciones congénitas incompatibles con la vida y en caso de violación. Arango advierte que los abortistas “ahora han vuelto a la campaña” para la despenalización “en cualquier circunstancia y vuelven a aparecer estadísticas ‘infladas’”. Al mismo tiempo alerta de que “hay campañas contra el personal de salud, especialmente los médicos a los que se les está negando el derecho a la objeción de conciencia con amenazas sobre su futuro laboral”. El bulo de las cifras del aborto, los anticonceptivos y el divorcio en España.La campaña pro abortista que tuvo lugar en España en la transición ha dejado cifras que desde la distancia impactan. El 1976 apareció el primer número de El País Semanal, el 3 de octubre el semanario ‘informaba’ que se estaban produciendo 300.000 abortos clandestinos cada año. Además se apuntaba que 3.000 mujeres morían al año por someterse a un aborto ilegal “según el Tribunal Superior”. El año 1985 se despenaliza el aborto y el 1986 se producen 17.000 abortos. Los cuerpos de esos 3.000 fallecimientos no han aparecido.

Asimismo se decía que con más anticonceptivos habría menos abortos. En 1997 según un estudio del equipo Daphne usaban anticonceptivos el 50% de las españolas y había 49.500 abortos. En el 2006 de nuevo según un estudio del equipo Daphne usaban anticonceptivos el 80% de las mujeres en España y había 112.000 abortos. Con lo que se demuestra que la sistematización de la mentira es continua en las cifras anteriores y posteriores.
El año 2001 el entonces presidente José María Aznar legaliza la píldora del día después para reducir la cifra del número de abortos que entonces era de 70.000 al año. En el 2007 la cifra de abortos se ha incrementado hasta situarse en 112.000 abortos cada año.
Asimismo las cifras se exageraron con el divorcio. En 1980 el ministro Fernández Ordóñez –que más tarde se divorciaría- afirmó: “un millón de parejas esperan divorciarse” en España. En 1981 se legalizó el divorcio en España y 16.000 parejas optaron por separarse, en 1991 hubieron 67.000 divorcios y en 2006 alcanzó un pico de 146.000 divorcios.

Las cifras hinchadas de Argentina y Brasil. En el diario argentino Diario de Paraná el 1 de enero de 2008 publicó: “Se estima que en la Argentina se producen 600 mil abortos por año, y en su conjunto constituyen una de las principales causas de muerte materna. De 100 mil mujeres que se practican un aborto, entre 350 y 400 mueren en el quirófano.” Estas cifras son absolutamente inventadas y, además, tampoco se adjudican a ninguna entidad concreta. Los grupos pro-aborto las hacen circular por las agencias y la prensa lo copia en los diversos países de lengua española donde se quiere implantar el aborto. Las cifras reales según recoge el médico Fernando de Saravi son las siguientes: “En 2004 fallecieron 6.725 argentinas de 15 a 44 años. El aborto complicado fue la causa en sólo 94 casos (1,4%).” Por lo tanto los grupos pro-aborto multiplican por 4 las mujeres que mueren por abortos (no se sabe si legales, ilegales, naturales o provocados). De igual forma, en Brasil, país con 160 millones de habitantes -la mayoría en niveles de pobreza extrema-, la OMS recogía en 1983 tan sólo 371 muertes por abortos, y en México en 1988, sólo 216 muertes por abortos (naturales incluídos). Datos más actuales en Brasil, de su ministerio de salud, afirmaban que en 1996 murieron 146 mujeres por abortos, en 1997 eran 163 y en 1998 eran 119. La realidad es que las cifras de fallecimiento se manipulan groseramente ya que incluso si una mujer se practica un aborto ilegal y se desangra, acude a un hospital. Incluso si la mujer no va al hospital y muere, su cadáver termina siendo examinado. Los muertos por aborto no ‘desaparecen’. Asimismo esas muertes, absolutamente lamentables, están más ligadas a causas vinculadas a la maternidad que no tienen nada que ver con el aborto. Legalizar el aborto no impedirá que mueran mujeres por causas ligadas a abortos naturales y seguirán habiendo abortos clandestinos. Cuando se afirma que “el aborto es la principal causa de muerte materna en Argentina” o en otro país, significa llamar a engaño.

Se llama muerte materna a “la muerte de una mujer durante el embarazo o dentro de los 42 días siguientes a su finalización, independientemente de la duración y sitio del embarazo, por cualquier causa relacionada con, o agravada por, el embarazo o su tratamiento”, pero no por causas accidentales o incidentales. Según Saravi, “el aborto (el natural y el provocado) causa en Argentina aproximadamente sólo un tercio de las muertes maternas. Más del 50 por ciento se debe a otras causas obstétricas directas (causadas por el embarazo), y la mayor parte del resto a causas obstétricas indirectas (enfermedades agravadas por el embarazo)”. Cabe recordar que se produjeron sólo 94 muertes relacionadas con abortos en 2004 en el país austral. El homosexualismo político también infló las cifras. En septiembre de 2004, en plena campaña para aprobar la nueva definición de matrimonio, el diario catalán El Periódico de Cataluña titulaba a portada completa: “100.000 parejas gays se casarán con la nueva ley en los próximos 3 años”. En la misma línea se manifestaba un suplemento de El Mundo dando por buenas las cifras del lobby gay esos días: “En España hay 2.400.000 homosexuales de entre 18 y 65 años. Unos 238.000 viven en parejas. En los próximos dos años, según las asociaciones del colectivo, podrían casarse 100.000 parejas. Ello supondría una inyección en el sector de 2.400 millones de euros. Un 26% de los gays quiere tener hijos”. Según la dirección general de Registros y Notariado desde 2004 hasta 2007 se celebraron en España tan solo 5.243 “matrimonios del mismo sexo”: 3.675 fueron entre hombres y 1.568 entre mujeres.