Inicio Noticias Disminuyen los divorcios en el sur de la Florida

Disminuyen los divorcios en el sur de la Florida

16
0

EE.UU-. ( AGENCIALAVOZ.COM ) Al mismo tiempo que la economía nacional cae en picada, y la venta de las viviendas se hace más difícil, otro factor esencial de la vida estadounidense declina en el sur de la Florida.

En el condado Miami-Dade se presentaron este año casi 1,300 divorcios menos de enero a mayo que en el mismo período en el 2007, una disminución de un 18 por ciento, según Zoila Miranda, la funcionaria del tribunal a cargo de las solicitudes fami-liares.
La caída viene después de cinco años en los que el número de divorcios se mantuvo relativamente constante. Las solicitudes de divorcio oscilaron entre 15,622 y 16,868 en los años del 2003 al 2007. De enero a mayo del 2008, en Dade se solicitaron 5,956 disoluciones.

En Broward, la tendencia es parecida, aunque la disminución no es tan marcada. Los tribunales registraron 390 divorcios menos de enero a mayo, alrededor de un 9 por ciento por debajo del año pasado. El número total de divorcios en años recientes fue menos consistente que en Dade, subiendo del 2005 al 2006 y luego bajando en el 2007, de acuerdo con información facilitada por Kris Mazzeo, jefe de los servicios jurídicos de Broward.

Robert Jones, magistrado de Miami-Dade, dijo que él ha notado el «fenómeno reciente» del descenso en los divorcios. «Parece que estamos viendo una tendencia de más casos de paternidad y menos disoluciones de matrimonios», opinó.
En Broward, la jueza Renee Goldenberg ha notado la misma tendencia, sobre la cual llamó la atención en la reunión del 18 de junio, en Boca Raton, del Consejo Ejecutivo de la Sección de Leyes Familiares de la Barra de Abogados de la Florida.

Las explicaciones de esta tendencia son sólo especulativas, ya que no existe manera de seguir la pista a las parejas que piensan en divorciarse pero deciden permanecer juntas por las razones que sean.
Jones piensa que se trata de la economía, que podría dificultar a una pareja que se divorcia vender su hogar y dividirse el resultado. El considera también que es posible que algunas parejas no puedan permitirse los gastos legales.

El abogado de Miami Scott Rubin, quien se ocupa de casos de divorcio, también cree que la economía es un factor importante.
«[Lo que] he notado al conversar con otros abogados del área es que, cuando hay problemas en la economía, muchas personas se dan cuenta de que no pueden permitirse el costo de vivir separados», dijo Rubin, que es el presidente de la Sección de Leyes Familiares de la Barra de Abogados de la Florida.

El juez de Miami-Dade Joel Brown, que desde 1995 trabaja en la corte, también dijo que los tiempos económicos difíciles pueden ser un factor disuasivo para los divorcios.
«Cuando la economía anda mal, la gente tiende a permanecer junta, ya que no se puede dar el lujo de pensar en separarse».
En los muchos casos en los que ha trabajado, Brown dijo que ha visto juicios más complejos con frecuencia debido a «la disposición de la casa marital». Durante épocas pasadas de auge inmobiliario, las parejas vendían sus casas con más facilidad y dividían las ganancias, algo que ‘‘hace que el acuerdo entre ambos resulte más fácil».

El magistrado Thomas Tilson, que se encarga de casos legales de familias en Miami, dijo igualmente que los casos de divorcio que está viendo son cada vez más difíciles.
«Nunca he visto nada tan malo como esto», dijo Tilson, que trabaja en el ramo desde 1980. Tilson dijo que los problemas financieros ponen más estrés en una pareja que pelea –‘‘La gente discute sobre dinero más que sobre cualquier otra cosa»– pero que un presupuesto apretado también puede hacer que una pareja titubee antes de tomar la decisión de separarse.
«Cuando se llega a una situación tan terrible, la gente suele decir: ‘Trataré de vivir así un poco más», dijo Tilson.

Después que el huracán Andrew arrasó con el área en 1992, las cortes de Miami vieron, sin embargo, una tendencia opuesta: un aumento de los divorcios, dijo Brown.
«Durante años, hemos te-nido muchos casos» de parejas que han recibido pagos de seguros después de perder sus casas, decuiden divorciarse, y luego discuten cómo dividir los fondos, dijo Brown.

Con más frecuencia, las parejas están representándose a sí mismas en los tribunales, dijo el juez de circuito de Miami-Dade Scott Bernstein. «Una gran cantidad de mis casos son pro-se, más de la mitad», dijo, ya que las parejas dicen que no se pueden dar el lujo de contratar un abogado.
Susan Scholz-Rubin, consejera matrimonial de Coral Gables que ha trabajado con parejas en Miami durante más de 30 años, dijo que ve «parejas que quieren divorciarse, pero debido a los problemas de la economía tratan de solucionar sus dificultades». Scholz-Rubin dijo que dejar de reconsiderar un divorcio podría ser beneficioso para muchas parejas, aunque la razón inmediata para no seguir adelante con los trámites se puramente económica.
«Me parece que damos por perdidas nuestras relaciones con demasiada facilidad», agregó.