Inicio Noticias Crisis económica afecta a Iglesias y Sinagogas.

Crisis económica afecta a Iglesias y Sinagogas.

9
0

EE.UU-. ( AGENCIALAVOZ.COM ) Mientras la economía se desacelera y aumentan las necesidades de los desamparados, los hambrientos y los ancianos, las donaciones a las iglesias y otras instituciones religiosas del sur de la Florida no alcanzan para cubrir la demanda, dicen varios líderes.

En la Arquidiócesis de Miami los ingresos por donaciones en las iglesias se mantienen estables, pero las contribuciones de las parroquias individuales se demoran en llegar o apenas llegan, y la necesidad aumenta cada vez más, lo que ha llevado al despido de 49 de los 182 trabajadores de su Centro Pastoral de Biscayne Boulevard, según la vocera Mary Ross Agosta.

En una carta a los feligreses, el arzobispo John C. Favalora dice: “Cada año un número mayor de parroquias y de programas nos solicitan apoyo financiero, lo que nos obliga a establecer prioridades. Sólo podemos trabajar con lo que tenemos”.
Otras comunidades como la judía, la metodista y la episcopal enfrentan problemas parecidos.
En la Federación Judía del Gran Miami, las promesas de fondos para el 2008 se acercan a los $24 millones recaudados en el 2007, pero las cantidades recibidas están atrasadas en alrededor de un 10 por ciento, da a conocer su presidente ejecutivo Jacob Solomon El Nuevo Herald.

”Eso está relacionado con las fluctuaciones de la bolsa”, dijo. “La gente tiene la esperanza de recuperar sus pérdidas en el mercado antes de pagar sus compromisos. Al mismo tiempo, las demanda de nuestros programas han aumentado sustancialmente”.
Un área especialmente preocupante son los programas de cantinas que administra Jewish Community Services, que alimentan a diario a 1,900 pobres y ancianos, en particular a sobrevivientes del Holocausto, afirmó Solomon.

Otra preocupación son las donaciones en apoyo a Israel, dijo. Debido a que el dólar ha perdido en los últimos dos años cerca del 30 por ciento de su valor frente al nuevo shekel israelí, las donaciones tienen que aumentar en 30 por ciento simplemente para mantenerse al mismo nivel.
Para resolver el problema, explicó Solomon, la federación se está dirigiendo a algunos donantes que no han concretado sus compromisos para este año y les ha pedido que donen más.
En la Conferencia de Iglesias Metodistas Unidas de la Florida, las donaciones al cepillo, que mantienen su presupuesto de $170 millones al año, aumentaron en el 2007, pero sus finanzas sufrieron un duro golpe cuando sus pólizas de huracán en todo el estado se cuadruplicaron a $20 millones, dijo su tesorero Mickey Wilson.

Las colectas de este año están también han sufrido y las negociaciones han logrado bajar los pagos al seguro, afirmó. No obstante, la iglesia se ve en dificultades para cubrir el aumento de la demanda de programas como Los Panes y los Peces, que alimentan a los desamparados y les brindan albergue en las escuelas de las iglesias locales y otros establecimientos, aseguró Wilson.
”Nosotros ayudamos a los pobres y los desamparados a todos los niveles, desde el de las iglesias individuales hasta el nacional”, dijo. “Pero la cantidad de dinero que tiene la iglesia es limitada”.
En todo el país las donaciones a organizaciones religiosas han aumentado en un 6.8 por ciento desde 1966, pero no se han mantenido al nivel de las donaciones no religiosas. Las donaciones religiosas alcanzaron 45.7 por ciento del total de donaciones en 1966, pero sólo 32.8 por ciento en el 2006, según la Fundación Giving USA.

En la Diócesis Episcopal del Sudeste de la Florida, las donaciones están comenzando a disminuir, declaró el obispo Leo Frade. La diócesis abarca 83 congregaciones con un total de 38,000 feligreses.
”Cuando la bolsa cae, las donaciones a la iglesia disminuyen”, afirmó. “Nuestras donaciones están comenzando a mostrar esta tendencia. A medida que los ingresos de la gente bajan, su capacidad para ayudar se reduce”