Agencia La Voz

Hillary y Obama mantienen el duelo

EE.UU-. ( AGENCIALAVOZ.COM ) Barack Obama obtuvo ayer una clara victoria en la primaria de Carolina del Norte y afirmó que estaba muy cerca de la nominación presidencial demócrata. Por su parte, Hillary Clinton iba adelante en Indiana, se proclamó ganadora de la primaria en ese estado y dijo que seguirá adelante sin pausa hacia la Casa Blanca.

«Esta noche estamos a menos de 200 delegados de ganar la nominación demócrata para Presidente de Estados Unidos», dijo Obama en un acto de celebración en Raleigh, Carolina del Norte, y dejó bien en claro que tenía intención de reclamar el premio.
Tanto Clinton como Obama pronosticaron que la ex Primera Dama ganaría Indiana, donde quedaban aún miles de votos por contar al cierre de esta edición.

«Quiero empezar por felicitar a la senadora Clinton por lo que parece ser su victoria en el gran estado de Indiana», dijo Obama a sus seguidores.
Con información oficial del 91 por ciento de los centros de votación, las cadenas de televisión estadounidenses informaban que Clinton llevaba una delantera de 51 a 49 por ciento sobre su rival Obama. Pero sólo la cadena CBS anunció a Clinton como la triunfadora en Indiana.

En su discurso, Clinton recordó que Obama había anunciado que ese estado sería el que desempataría la batalla de ambos candidatos por la investidura del Partido Demócrata.
«Bueno, hoy vinimos desde atrás, rompimos el empate y, gracias a ustedes, seguimos a toda marcha hacia la Casa Blanca», dijo Hillary Clinton a sus seguidores que la aplaudían.
Los electores en ambos estados votaron según patrones raciales establecidos desde hace mucho en una carrera maratónica entre el candidato negro más fuerte de la historia del país y su más formidable retadora a la presidencia.

La economía fue con mucho el tema de más importancia en ambos estados, según entrevistas con los electores a boca de urna.
Dos semanas después de una derrota decisiva en Pennsylvania, Obama parecía cada vez más inclinado a librar una fuerte campaña en el otoño.
«Esta sesión de primarias no ha acabado, pero cuando acabe, tenemos que recordar quiénes somos como demócratas… porque todos concordamos en que es un momento definitorio en nuestra histo- ria, un momento en que enfrentamos dos guerras, la economía está en problemas, el planeta peligra, y no pode- mos darnos el lujo de dar a John McCain la oportunidad de servir el tercer término de George Bush».

Obama ganó más del 90 por ciento del voto negro en Indiana, mientras que Clinton ganó un 65 por ciento del voto blanco aquí.
En Carolina del Norte, Clinton ganó 60 por ciento del voto blanco mientras que Obama recibió el apoyo de aproximadamente 90 por ciento de los negros que votaron.
La cuenta de delegados de Obama lo acercó a la candidatura –1,785.5 contra 1,639 para Clinton, según el conteo de la Associated Press, de los 2,025 necesarios para ganar la nominación.
Obama ha aventajado a Clinton entre los delegados ganados en las primarias y concilios, y ha reducido cada vez mayor su déficit entre los superdelegados que asistirán a la convención por virtud de su estatus como líderes del partido. El conteo de la AP mostraba a Clinton con 269.5 superdelegados y Obama con 255.

El impacto sobre la extensa controversia sobre el ex ministro de Obama, el reverendo Jeremiah Wright, fue difícil de estimar.
En Carolina del Norte, seis de cada 10 votantes que dijeron que los comentarios inflamatorios de Wright afec- taron sus votos, votaron por Clinton. Un porcentaje aún mayor de votantes dijo que los comentarios del ministro no cambiaron su apoyo por Obama.
El efecto de la solicitud de Clinton para suspender el impuesto federal a la gasolina durante el verano –que dominó los últimos días de las dos primarias– fue imposible de juzgar.
El cuestionario usado para conocer las motivaciones de los electores no incluyó ninguna pregunta sobre el impuesto a la gasolina.

En Indiana, uno de cada cinco votantes dijo que era independiente y uno más de cada 10 dijo que era republi- cano.
En Carolina del Norte sólo se permitió votar a los demócratas y los independientes.
La votación en Indiana se realizó según una ley estatal aprobada recientemente por la Corte Suprema, que requiere que los votantes presenten una identificación válida con fotografía. Se negó el voto a una docena de monjas muy ancianas del Convento de St. Mary en South Bend porque no tenían la identificación necesaria.
Obama comenzó el día con 1,745.5 delegados, frente a los 1,608 de Clinton, de los 2,025 necesarios para la nominación.

Ambas campañas fueron dominadas en los días finales por la solicitud de Clinton de que se suspendiera el impuesto federal de gasolina durante el verano, tema al que echó mano después de su victoria en la primaria de Pennsylvania hace dos semanas. Obama ridiculizó la propuesta calificándola de un truco que podría costar empleos, no el ahorro a los consumidores que Clinton alegó. Los dos rivales enfrentaron el asunto, dedicándole tiempo personal de la campaña y comerciales de televisión.
Indiana tenía 72 delegados en juego y Clinton proyectaba confianza sobre los resultados presentándose en Indianapolis.

Carolina del Norte tenía 115 delegados en juego y Obama celebró una manifestación en Raleigh.
Clinton salvó su candidatura con su triunfo en Pennsylvania y desarrolló una campaña enérgica en Indiana con la esperanza de negarle a Obama una victoria cerca de su estado natal de Illinois. En Indiana hay muchos votantes de clase obrera a quienes la ex primera dama les resulta un candidato atractivo y Clinton pensó utilizar la ocasión para pedir que no se cobrara el impuesto fiscal a la gasolina para atraerlos.

Inevitablemente, el asunto de inmediato cobró dimensiones mayores.
Obama dijo que eso simbolizaba una candidatura hecha de «ideas falsas, calculadas para ganar elecciones en vez de realmente resolver problemas».
Clinton reaccionó: «En lugar de criticar el problema, está atacando a mis soluciones» y lanzó un anuncio de campaña de último minuto donde dijo que «lo había logrado».

Hasta cierto punto, el tema del impuesto a la gasolina eclipsó la controversia sobre el antiguo pastor de Obama. Después de decir hace varias semanas que no hablaría sobre los encendidos sermones del reverendo Wright, Obama hizo precisamente eso cuando el ministro comenzó una gira de prensa.

Salir de la versión móvil