Inicio Noticias Birmania: el poder de los monjes

Birmania: el poder de los monjes

25
0

Cerca de 1.000 monjes budistas se reunieron frente a la pagoda más importante de Birmania para protestar por cuarto día consecutivo contra el gobierno militar de ese país.

( AGENCIALAVOZ )Se informó que decenas de personas resultaron heridas, incluidos varios monjes que encabezaban las marchas.
Informes sin confirmar indican que al menos una persona murió.
Según fuentes de la embajada británica en Birmania, al menos un centenar de monjes fueron golpeados y arrestado cerca de la pagoda
La violencia se produjo cuando varios cientos de monjes budistas comenzaban a marchar hacia el centro de la ciudad, y las autoridades usaron gas lacrimógeno contra los manifestantes.
A los manifestantes se les han unido trabajadores, artistas y políticos de oposición de la Liga Nacional por la Democracia, partido encabezado por la premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, quien permanece bajo arresto domiciliario
Algunos de los asistentes a la protesta fueron golpeados y la policía detuvo a varias docenas, aunque información reciente sugiere que los manifestantes se reagruparon, y hay versiones de que la marcha se dirige a la casa de la activista Aung San Suu Kyi.
Según algunos de los presentes, el ambiente es tenso y hay molestia entre los manifestantes.
Las manifestaciones continuaron en Rangún pese a la presencia de unidades de la policía armadas con cañones de agua y la prohibición del derecho de reunión a grupos de más de cinco personas.
La rebelión de los monjes
Soldados con experiencia en la lucha antiguerrillas en las zonas fronterizas tienen rodeados a varios monasterios porque muchos monjes budistas han declarado que están dispuestos a desobedecer las restricciones de reunión.
Durante la noche, las autoridades detuvieron al activista U Win Naing y al comediante Zaganar, y a opositores prominentes, como parte de los esfuerzos por impedir un noveno día consecutivo de manifestaciones pro-democracia.
Durante una entrevista, Zaganar urgió a sus colegas a apoyar a los monjes budistas que han liderado las marchas.
Crítica de la ONU
Líderes políticos reunidos en la Asamblea General de la ONU en Nueva York criticaron la situación en Birmania.
El presidente de Estados Unidos, George Bush, expresó que su país está indignado por el récord de derechos humanos del gobierno birmano y anunció que se adoptarán nuevas medidas.
Éstas incluyen la aplicación de restricciones de visa a los militares que gobiernan Birmania y a quienes los apoyen financieramente.
Sin embargo, algunos analistas han señalado que es improbable que la imposición de nuevas sanciones afecte a Birmania sin el apoyo de China e India, sus dos principales socios comerciales.
El jefe de política externa de la Unión Europea Javier Solana dijo que el bloque advirtió a la junta militar birmana que las sanciones serán endurecidas si utilizan la fuerza contra los manifestantes.
Tanto el toque de queda nocturno como las restricciones al tamaño de las reuniones públicas fueron dados a conocer a la población a través de los altoparlantes de vehículos militares que circulaban por Rangún y Mandalay.
La policía birmana comenzó a detener activistas desde la noche del martes.Las medidas se mantendrán en vigencia durante 60 días.
en el Sureste Asiático, Jonathan Head, informa que está cada vez más cercana la temida respuesta militar a lo que se ha transformado en un alzamiento masivo contra el gobierno.
Paralelamente al despliegue de tropas, los medios de comunicación estatales repiten constantes advertencias para que el pueblo no se una a las manifestaciones de los monjes budistas.
La radio y la televisión birmana también han advertido a los religiosos que no se inmiscuyan en la política del país.
Más protestas
Sin embargo, los monjes budistas han alentado durante ocho días a decenas de miles de personas a que se sumen a las protestas en las calles de Rangún y otros centros urbanos, exigiendo democracia y el fin de la represión militar.
A los manifestantes se les han unido trabajadores, artistas y políticos de oposición de la Liga Nacional por la Democracia, partido encabezado por la premio Nobel de la Paz, Aung San Suu Kyi, quien permanece bajo arresto domiciliario.

En Filipinas también ha habido protestas contra el gobierno militar de Birmania.Durante las marchas del martes algunos corearon «queremos diálogo», mientras que otros simplemente gritaban «democracia, democracia».
Muchos ondeaban banderas nacionales o portaban la imagen de un pavo real en actitud de ataque, símbolo del levantamiento pro-democrático estudiantil de 1988.
Los estudiantes se unieron esta vez a la marcha, mientras que en los días anteriores se habían limitado a formar cadenas humanas y a aplaudir a los monjes.
Los jóvenes monjes budistas que encabezan el movimiento se han comprometido a seguir adelante con la protesta.